Para los bebés de más de 1 año que pesen al menos 10 kg, se pasa a la fase 2. Inicialmente, este tipo de asiento debe ser instalado hacia atrás para una mejor protección contra el impacto. La instalación de este tipo de asiento en la dirección trasera es más seguro para un niño pequeño A medida que el bebé se convierte en un niño, su cuello se hace mucho más fuerte y es capaz de absorber los choques causados por las paradas repentinas. Este tipo de asiento está equipado con arneses de 5 puntos que proporcionan más apoyo, a la vez que se adaptan mejor a sus pequeños hombros que el cinturón de seguridad del coche.