La cerveza es rica en silicio y fitoestrógenos que permiten el desarrollo de los huesos y proteger contra ciertas enfermedades óseas como la osteoporosis. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California y publicado en 2009 5 mostró que las mujeres que bebían cerveza tenían huesos más densos que las que no lo hacían.