Estos radiadores eléctricos generan un punto caliente permanente, proporcionando calor que se extenderá de manera uniforme y rápida. Es el calor suave que irradia muy agradablemente. La temperatura de la habitación es estable durante mucho tiempo, sin necesidad de que el radiador de inercia esté constantemente encendido. Además, con su control de temperatura muy preciso, su radiador nunca sobrecalentará su habitación. Entre nuestros varios modelos de los radiadores de inercia, algunos incorporan detectores de presencia que ofrecen una programación automática. Esto se adapta perfectamente a tu ritmo de vida: el aparato se calienta sólo cuando estás en la habitación, y se apaga cuando sales de ella. Por último, junto con un aislamiento de alto rendimiento, el radiador de inercia le ofrece un increíble ahorro de calefacción!