El criterio de autonomía es de suma importancia para quienes necesitan que su monitor de bebé funcione sin interrupción. Los modelos que usan baterías no pueden ser recargados. Por lo tanto, es necesario comprobar regularmente el estado de carga de estas baterías y cambiarlas en el momento oportuno para no ser víctima de un apagón. La mayoría de estos dispositivos son equipado con un indicador de carga lo que le permite tener una idea precisa del nivel de vida de la batería. Obviamente, para este tipo de cámara, siempre hay que tener baterías de repuesto. Esto puede representar un presupuesto significativo a largo plazo, pero el monitor de bebé equipado con una batería recargable ofrece más comodidad. El monitor de bebé con batería recargable es fácil de usar, ya que sólo hay que conectar el dispositivo a una toma de corriente cuando la duración de la batería se acerca a su punto neutro para recargarlo. Además, debe dar preferencia a los equipos con una batería de larga duración. De este modo, puede moverse con total tranquilidad sin preocuparse de que el monitor del bebé se detenga de forma inesperada.